Existen numerosas formas de comenzar un capítulo y tú, como escritor, debes encontrar la más adecuada a tu novela novela. ¿Cuáles son los inicios más habituales?

1- Emplea el lenguaje coloquial. En este caso, puedes empezarla novela con la utilización de un lenguaje habitual, el que suele utilizar la gente de la calle. Ejemplo: "Tomates verdes fritos". 

2- Comienzo dialogado. Tu novela comienza con un diálogo entre los personajes. Éstos pueden ser principales o secundarios. 

3- Epistolar. Lo primero a lo que accede el lector es a una carta, donde se suele esbozar el conflicto. 

4- Inicio autobiográfico. El narrador cuenta su vida, que no tiene por qué coincidir con la del autor. Ejemplo: "El Gran Gatsby", de Scott Fitzgerald. 

5- Descriptivo. Las primera frases describen una situación, un lugar, un objeto, etc. Un ejemplo magistral es el comienzo de "La Regenta". 

6- Comienzo histórico. Tu obra empieza narrando un hecho histórico que sitúa la escena y los personajes. Ejemplo: "El manuscrito carmesí", de Antonio Gala. 

7- Testifical. Alguien narra sucesos ocurridos a otra persona. El narrador suele ser un periodista, investigador,descendiente del protagonista. Ejemplo: "Sostiene Pereira", de Antonio Tabuchi. 

8- De acción. Lo primero que recibe el lector es una acción que no entiende por qué ha ocurrido. Es el comienzo más atractivo para el lector, ya que necesita seguir leyendo para entender qué ha sucedido en esos primeros párrafos. Ejemplo: "El corazón tan blanco", de Javier Marías. 

 

¿Qué comienzos tienes que evitar?

a) Los comienzos estáticos. La acción es la base de los conflictos.

b) No tienes que incorporar demasiados personajes en el primer capítulo, pues esto no permite al lector que se familiarice con los protagonistas y sea capaz de diferenciarlos. 

c) No abuses de las frases subordinadas, de forma que el lector no sepa a qué acción principal se refieren, ya que forzarás al lector a retroceder o releer para saber qué le quiere contar. 

d) Debes ser coherente con el empleo del lenguaje que depende del tipo de narrador. Tampoco debes emplear palabras grandilocuentes. 

e) Evita los comienzos retrospectivos. Es necesario que antes el conflicto esté desarrollado. Así conseguirás que al lector le interese saber qué sucesos le han acontecido antes para llevarle a esa situación. 

f) Los comienzos que se refieren al tiempo son demasiado manidos, por eso solamente tienes que utilizarlos si son fundamentales para la novela. 

En cuanto al desarrollo de la novela, para que exista unidad en la historia, es fundamental repetir, pero no lo hagas tantas veces que se convierta en algo redundante y aburrido para tul lector.

Monday the 20th - - Powered by Joomla! | Designed by Hostgator Reviews