Escuela literaria fantasticaPuedes emplear el narrador de forma personal, como un "yo", o bien puedes emplearlo simplemente como un transmisor de los acontecimientos, en cuyo caso hablaríamos de un narrador impersonal.

Sin embargo, los conceptos de personal e impersonal no están relacionados con los términos de objetividad y subjetividad, ya que puede haber elementos subjetivos en una narración impersonal, o bien elementos objetivos en una obra personal. 

No se trata tampoco de que realices una separación entre quien narra, es decir, el sujeto de la enunciación, y la persona narrada o sujeto del enunciado. Y es que la narración personal, por ejemplo, no implica necesariamente la participación de quien narra en los acontecimientos, bien como protagonista o como testigo.

Por otra parte, puede que siempre identifiques la fuente de la enunciación, porque a veces la voz que narra parece que no pertenece a ningún tipo de referente (objetos, personas o animales); en este caso tu relato se convierte en una narración impersonal, o al menos despersonalizada: es como si la propia historia se contase sola. 

Por el contrario, la narración personal deja un margen más amplio a la interpretación, pero también al error porque la percepción de lo real está "viciada" por la parcialidad: la primera persona resulta sospechosa porque nada fuera de ella misma garantiza lo narrado.

Que narres en primera persona es uno de los elementos que algunos expertos tienden a considerar como muy importante en el relato fantástico.

Todorov dice que "la primera persona que relata ('relatante') es la que con mayor facilidad permite la identificación del lector con el personaje, puesto que el pronombre 'yo' pertenece a todos. Además, para facilitar la identificación, el narrador será un 'hombre medio' en el que el lector pueda reconocerse. Esta es la forma más directa de penetrar en el universo fantástico."

Todorov intenta justificar así que el lector pueda identificarse con el personaje que está viviendo los sucesos sobrenaturales. Si el narrador en primera persona vacila, el lector también dudará sobre lo que está viendo a través de los ojos del narrador. 

Sin embargo,tienes que tener en cuenta que hay relatos fantásticos que están narrados en tercera persona, y no en primera.

A la literatura fantástica no le interesa un narrador omnisciente, que lo ve y lo sabe todo, que se desprende de la narración para verla desde una perspectiva exterior. Pero un narrador en tercera persona también permite focalizaciones si se concentra en un personaje durante todo el relato. De este modo, con este tipo de narrador, las experiencias sobrenaturales pueden tener el mismo efecto tus lectores que empleas un narrador en primera persona, ya que ha sido guiado por la narración desde el punto de vista de un solo personaje.

 

Friday the 26th - - Powered by Joomla! | Designed by Hostgator Reviews