Transformar, vincular y explosionar son algunas de las formas de operar cuando escribes un cuento para niños. Siempre tienes que tener en cuenta que las características de los personajes infantiles clásicos pueden transgredirse y puedes jugar con ellas para crear nuevas situaciones.

El niño necesita reiterar para afirmarse. Por esta razón, si te mueves dentro de un territorio parecido al suyo y con personajes conocidos que podrían ser los de los cuentos de siempre, inmediatamente reaccionará entusiasmado. De este modo, siempre puedes enriquecer el texto introduciendo variantes como:

1- Reunir personajes de diferentes cuentos en un mismo cuento.

2- Incorporar elementos actuales como el móvil o el metro, por ejemplo, que son elementos cotidianos para los niños.

3- Hacer monologar a uno de estos personajes.

4- Destacar los objetos actuales y tomarlos como hilo conductor del cuento.

5- Cambiarles el sexo.

6- Inventar hábitos novedosos.

7- Agregarles datos, como inventarle hijos a Cenicienta.

8- Convertir al lector en ayudante del héroe.

9- Emplear la parodia total.

Es importante que trates toda clase de temáticas y experiencias y, sobre todo, tienes que escribir sin apelar a la lógica, sin interpretar la realidad y dejando que los pequeños saquen sus propias conclusiones.

Friday the 26th - - Powered by Joomla! | Designed by Hostgator Reviews